Síguenos en nuestras redes

Noticias

El Presidente Viajero

En esta dualidad que bien le conocemos al presidente, de verse como liberal y evangelista, a lo lleva a querer emular unas veces a Juárez o Cardenas (o a Echeverría) y otras a religiosos como el mismísimo Juan Pablo II porque tenemos un papa, perdón, un presidente viajero.

Publicado hace

el

El periódico Reforma se dio a la fifí labor de echar números respecto a cuánto ha recorrido el presidente en este primer año; desde que ganó en las urnas el 1 de julio y se dedicó a dar la gira del agradecimiento y contempla hasta el sábado pasado.

Por mar y Tierra, el jefe del Ejecutivo ha recorrido un mínimo de 107 mil 561 kilómetros en el interior del País; para que tengan referencia, la circunferencia terrestre mide  2.6 veces el tamaño de la circunferencia ecuatorial de la Tierra, que mide 40 mil 75 kilómetros. 

Si algo ha hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador, además de dar mañaneras largas, el presidente también hace largos trayectos, de hecho con la distancia recorrida en sus giras por el país, hubiera dado la vuelta al mundo, literal, dos veces y media.

Se consideraron los itinerarios de viaje realizados por el presidente, considerando como punto de partida Palacio Nacional hasta el centro de los municipios o localidades visitados, a veces en avión comercial, aveces en “presi móvil” austero tipo Jetta y otras en Suburban neoliberal.

Con lo que viajó López Obrador en este tiempo, pudo recorrer la frontera entre México y Estados Unidos unas 40 veces, para checar si la border patrol de arriba está haciendo lo mismo que la nuestra, que está en la frontera de abajo.

Los 107 mil y tantos kilómetros de viaje, son aproximadamente un tercio del Viaje a la Luna, unos 384 mil 400 km. Así que para el año tres de este régimen, podríamos imaginar una visita del presidente a nuestro satélite natural para llevar la buena Nueva de la 4T, tal cual, fuera de este mundo.

Por cierto, el gobierno actual a veces recuerda a la cinta de George Melies.

Así todos asombrados en la 4T porque llegaron al poder…

Pero para qué nos volamos tan lejos, la Luna está muy lejos y ahí no pasan cosas como en la cumbre del G20 celebrada este año en Osaka, Japón, con las millas en el haber del presidente, en tan solo un año, pudo ir y regresar en 47.2 ocasiones. 

Le pudo llevar tamarindos a todos en 47 ocasiones y no dejar al Canciller Ebrard llevarse la buena impresión para él solito.

Pero ¿para qué ir tan lejos si hay tanto por recorrer una y otra y otra vez en nuestro país? Fácil, es que el ser un presidente viajero no tiene sentido si se va a un lugar donde la fe no convence, donde ya sabe que no aplauden y en especial, ante gente que no vota… Así que mejor tenemos a un presidente viajero-local. 

EL PAPA PRESIDENTE VIAJERO

¿Qué te pareció?

Continuar leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Facebook

Anuncio
Anuncio

Populares