Síguenos en nuestras redes

Noticias

Regresa la partida secreta presidencial

La partida secreta regresa en la Ley de Austeridad, aprobada por el Senado de la República. AMLO podrá disponer de unos cuantos ceros a discreción.

Publicado hace

el

A lo mejor a los legisladores les dio tanto gusto el discurso del presi en su pachangón de aniversario, que el corazón se les hizo de pollo y tuvieron que aprobar la partida secreta, cómo negárselo a él si es tan lindo, tan honesto, alfa cabello plateado.

La Ley de Austeridad que fue aprobada por el Senado de la República mientras el Zócalo bailaba, contiene una partida secreta que podrá ser usada libremente por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Esto quedó estipulado en el artículo 61 de dicha ley, en donde señala lo siguiente: “Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos, de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace el Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por decreto determine el titular”. O sea, lo que salga de las acciones de la austeridad podrá ser utilizado por el presidente sin pasar por otro filtro o destinado a otros programas. 

La partida secreta del Presidente de la República fue creada en 1917. Como una especie de caja chica financiada con recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación. Este recurso también puede ser ocupado por otras dependencias como la Marina, Gobernación o el Instituto Nacional de Migración. Su propósito: que el mandatario en turno pudiera solventar gastos no previstos, guiño, guiño.

Ante la libertad que supone el que pueda disponer de tan maravilloso recurso, la oposición fifí conformada por el PAN, PRD, PRI y MC votaron en contra pero, al ser una ley secundaria, no requiere de las dos terceras partes de los senadores, así que Morena y sus aliados metieron golazo y avalaron la norma.

La senadora Cecilia Márquez, militante del PAN, quiso asestarles algunos zapes y señaló que se debería llamar “la ley de la corrupción republicana”, al ser una norma de buenas intenciones pero con facilidades para la corrupción, pues se le otorgará un “cheque en blanco o más bien 90 mil millones” al Presidente para que les eche mano. Entre otras reacciones, Vanessa Rubio del PRI, lamentó que haya ganado el “estómago” y no la razón.

Ternuritas, en retrospectiva, los representantes priístas no tendrían mucho que decir ya que la partida secreta también ha sido utilizada en otros sexenios. Recordemos que en la administración de Salinas de Gortari fue un escándalo, ya que se destapó que el monto multimillonario que recibió fue más del doble de lo que recibió su antecesor Miguel de la Madrid. Cantidad que utilizó casi por la mitad para integrarla a su patrimonio. Otro caso fue el de Vicente Fox, quien fue acusado de desvío de recursos, de una partida secreta, para respaldar la campaña de Felipe Calderón en 2006.

Justo fue en abril de este año que parecía que esta práctica terminaría cuando los diputados avalaron la eliminación de las partidas secretas. En esos momentos los morenistas declararon ¡No más dinero por debajo del agua!. La Cámara de Diputados aprobó reformar el Artículo 74 de la Constitución para evitar opacidad y corrupción. La vida sigue y nomás le taparon el ojo al macho unos meses ya que en las modificaciones quedan espacios presupuestales para mantener la discrecionalidad del Ejecutivo. 

¿Qué te pareció?

Continuar leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Facebook

Anuncio
Anuncio

Populares